Archivo de la etiqueta: tarta capuchina

PASTELITOS DE CAPUCHINA CON FRUTA DE LA PASIÓN

La tarta capuchina es una de mis debilidades. Y el otro día se me ocurrió darle otro “aire” y el almíbar que la empapa lo hice a partes iguales con agua y fruta de la pasión, y el resultado fue estupendo. Estaba deliciosa. Esta vez la hice en un molde rectangular y la corté en cuadrados para formar pastelitos. Receta

IMG_2378

IMG_2375

IMG_2376

Esta fruta me encanta, tiene un sabor impresionante y con muy poca cantidad se obtienen muy buenos resultados. Se llaman frutas de la pasión a los frutos de diferentes especies y variedades de passiflora, no son todos iguales ni saben igual pero son producidos todos por el mismo género de plantas.Esta es un poco menos ácida que el maracuyá que es otra variedad, que por fuera es más grande y amarilla. Están mejor cuando están un poco arrugadas porque esto quiere decir que están más maduras. También se pueden encontrar en pasta o la pulpa congelada.

FRUTA DE LA PASION

TARTA CAPUCHINA EN VIDEO

 

TARTA CAPUCHINA



LA RECETA:

  • 11 yemas de huevo
  • 1 huevo entero
  • 250 gr de azúcar
  • 200 ml de agua
  • corteza de limón (sólo la parte amarilla)
  • 1 cucharadilla de vainillina
  • 1 cucharada sopera de maizena
  • Para el merengue:
  • 5 claras  con unas gotitas de limón
  • 125 gr de azúcar normal
  • 125 gr de azúcar glas

Procedimiento:

Batir las yemas con la batidora eléctrica hasta que esté muy subidas blanquecinas, a punto de relieve, que quiere decir que si coges un poco y tiras hacia arriba la masa cae como “cinta”. Añadirle la maizena tamizada y mezclar con mucho cuidado con movimientos envolventes hasta que esté totalmente incorporada. Poner en un molde de 25 cm más o menos (que no sea desmontable) previamente engrasado y enharinado, y meter en el horno a 180º durante 15 minutos hasta que cuando se pinche la aguja salga seca, estará muy subida. Mientras se va enfriando, preparar el almíbar mezclando el agua con el azucar, la cáscara de limón y la vainillina y hervir 15 minutos. Cuando esté, se pincha la masa del molde con una aguja de brocheta por todos lados y le echa encima todo el almíbar. Dejar reposar varias horas para que lo “embeba” bien.

Desmoldar sobre la fuente donde se vaya a servir. Espolvorear con azúcar glas para que quede muy blanca y hacer unos rombos con el borde de un quemador de azúcar (como el de la crema catalana).

Merengue:

Poner en la batidora eléctrica las claras con dos cucharadas del azúcar normal y y las gotitas de limón. Bartir hasta que estén muy espesas y, entonces ir añadiendo primero el azúcar normal poco a poco y después, y de la misma manera el glas. Tiene que quedar una masa muy espesa y brillante y que al estirarla hacia arriba haga picos duros.

Decorar con la manga pastelera con boquilla de estrella todo alrededor de la tarta con el merengue. Este merengue no se baja.