Archivo de la etiqueta: receta con huevos

TORTILLA RELLENA DE ESPINACAS CON BECHAMEL


IMG_3642 IMG_3643 IMG_3644

Hoy os traigo una receta, sencilla, pero laboriosa porque hay que hacer varios pasos. Es uno de esos platos de toda la vida, que se pueden hacer como aprovechamiento cuando se nos queda una tortilla un poco seca o nos sobran espinacas a la crema,  y que resulta un “gran plato de pequeños restos”. Eso si, es muy contundente, tomando una buena ración es una comida bien completa. Esta vez, también me había sobrado una buena salsa de tomate que he utilizado para la receta.

Como supongo que todos sabréis hacer una tortilla de patata, no os lo cuento. Lo mismo sucederá con las espinacas a la crema y la salsa de tomate, que cada uno la puede hacer a su gusto, con cebolla, sin cebolla, con pimiento, etc.

Como mejor queda es con dos tortillas o una muy gruesa. Consiste, simplemente, en poner en medio de las dos tortillas una capa generosa de espinacas con bechamel. Encima un poco de salsa de tomate y por último (me había sobrado) cubrirla con una capa de bechamel, queso enmental y ¡al horno! para que esté bien calentita y gratinada.

IMG_3638

IMG_3639IMG_3640IMG_3641IMG_3643

HUEVOS CON SALSA DE ZANAHORIA

Ingredientes:

  • 6-12 huevos, según tamaño
  • 2-3 zanahorias
  • 1 taza de caldo
  • 6 cucharadas de mayonesa
  • 6-12 rebanadas de pan tostado
  • 2 cucharadas de kétchup
  • 4 cucharadas de aceite
  • 75 gr de queso rallado

Procedimiento:

Pelar las zanahorias, lavarlas y picarlas en la picadora muy pequeñitas. Calentar el aceite en una sartén, rehogar las zanahorias durante unos 5 minuots, añadir el caldo y dejar cocer 10 minutos. Triturarlas para obtener un puré espeso.

Mezclar la mayonesa con el kétchup y añadirlo al puré de zanahoria. Poner en un cazo agua a hervir con sal y un buen chorreón de vinagre, romper los huevos uno a uno en una taza y escalfarlos en el agua hirviendo (muy flojito) con el vinagre.

Cortar el pan en círculos y tostarlo. También se puede fréir (engorda más)

Sacar los huevos y escurrirlos con una servilleta de papel. Colocar un huevo sobre cada rebanada de pan tostado, cubrirlos con la salsa de zanahoria, espolvorearlos con el queso rallado y gratinarlos en el horno hasta que estén dorados.